Kits ELISA. ¿Qué son, cómo funcionan y qué información me dan?

Los ensayos de inmunoabsorción ligados a enzimas (ELISA por sus siglas en inglés) son pruebas que permiten determinar la presencia de un antígeno o anticuerpo de interés en una muestra líquida. Se aprovecha el principio de la unión antígeno-anticuerpo, que tiene una alta afinidad y especificidad.

En su forma más sencilla, el ensayo busca detectar la presencia de antígenos o anticuerpos de interés. Para ello se agrega la muestra en un soporte sólido, generalmente microplacas de 96 pozos, y se deja fijar de manera inespecífica. Tras un tiempo determinado, el soporte sólido se lava a fin de eliminar las partículas no adsorbidas. 

En un siguiente paso se busca detectar nuestro analito. Para ello se agrega un antígeno o anticuerpo que lo reconocerá de manera específica, y que está marcado con una enzima. Tras otro lavado, se agrega un sustrato que, al reaccionar con la enzima, nos dará una señal que puede ser detectada. Generalmente, se trata de un cambio de color que puede cuantificarse en un espectrofotómetro.

A fin de aumentar la especificidad y versatilidad de los ensayos, suelen añadirse más “capas” de anticuerpos. Una opción es inmovilizar en la superficie sólida a un anticuerpo (de captura). Otra es marcar enzimáticamente a un segundo anticuerpo que se unirá al primer anticuerpo. Este primero es el que específicamente reconoce al analito pero fue producido de manera que no reaccione con el anticuerpo de captura.

La capacidad actual de producción de anticuerpos ha permitido ampliar la aplicación de este ensayo. Los antígenos a detectar son normalmente proteínas, pero también pueden ser ADN, ARN, hormonas, moléculas pequeñas como fármacos, entre otros. Las proteínas pueden ser anticuerpos, proteínas de virus, bacterias, parásitos o alergenos ya sea ambientales o alimenticios.

A fin de obtener resultados consistentes y confiables, es importante estandarizar las condiciones del ensayo, y asegurarse de eliminar en lo posible las interferencias. La manera más sencilla y rápida de hacerlo es mediante el uso de los ensayos de ELISA en kits.

De esta manera, la afinidad y especificidad de los anticuerpos a usar estarán garantizadas. Así mismo, la estabilidad del marcador enzimático y su buena reacción con el sustrato estarán también estandarizados y se garantizará la ausencia de interferencias. El uso de buffers y otras soluciones ya preparadas, además de ahorrar tiempo, disminuye la variabilidad entre ensayos.

En general, los kits incluyen la fase sólida con el anticuerpo de captura listo, el buffer en que se diluirá nuestra muestra, los anticuerpos primario y secundario, y el sustrato. Se incluye también una sustancia a usar como control positivo, así como la información sobre las concentraciones de la misma que permiten hacer una curva de calibración para la cuantificación. Todo esto permite llevar a cabo el ensayo en un tiempo menor y minimiza las fuentes de error.

En Fujifilm Wako le ofrecemos una gran variedad de kits de ELISA, tanto para uso en la investigación como en el área de control de calidad, como por ejemplo:

CTX ELISA 1B (382-14341)

Kit para la detección de la ciguatoxina CTX1B, un contaminante de alimentos.

Kit ELISA para detección del Factor Neurotrófico Derivado del Cerebro (BDNF) (296-83201)

Un marcador de enfermedades del SNC.

Kit ELISA β amiloide humano (1 - 42) (298-92401)

Un marcador de las lesiones características de la enfermedad de Alzheimer.

 Para mayor información Contáctenos

 

Bibliografía

Hosseini, S., Vázquez-Villegas, P., Rito-Palomares, M., & Martinez-Chapa, S. O. (2018). Enzyme-linked immunosorbent assay (ELISA): from A to Z. Singapore: Springer.