Existen muchos compuestos poliméricos en nuestra vida diaria: por ejemplo, polímeros naturales como almidón, proteínas, seda, celulosa y polímeros sintéticos como cloruro de polivinilo, polietileno, resina acrílica, nailon, poliéster. Los polímeros sintéticos se producen industrialmente mediante métodos tales como polimerización por radicales, polimerización catiónica, polimerización aniónica, polimerización por coordinación, polimerización por condensación. Para la polimerización por radicales ofrecemos una amplia gama de iniciadores azo, varios tipos de monómeros, agentes de reticulación e inhibidores de polimerización.