Los aldehídos como contaminantes en el aire

Los aldehídos son sustancias caracterizadas por la presencia de un grupo funcional carbonilo que forma un enlace con un átomo de hidrógeno. Esto le confiere, en principio, una naturaleza polar y electrofílica. El grupo carbonilo forma un segundo enlace, ya sea con un segundo hidrógeno (en el caso del formaldehído) o con otra serie de átomos de carbono. Las características y propiedades de la molécula dependerán de este segundo grupo, pudiéndose obtener moléculas muy diversas que son generadas por distintos procesos.

Los aldehídos se forman de manera natural en los humanos como productos del metabolismo de los alcoholes y de lípidos, en este último caso contribuyendo al daño celular causado por el estrés oxidativo. Pueden también formarse en el organismo como productos del metabolismo de sustancias exógenas, por ejemplo, los fármacos antineoplásicos doxorrubicina o ciclofosfamida.

En general, su toxicidad se explica por la reacción de la porción electrofílica con grupos nucleofílicos (grupos amina y sulfhidrilo) presentes en las macromoléculas (ADN, proteínas), lo que interfiere con su función, generando citotoxicidad. Se ha asociado la acumulación de aldehídos con algunas enfermedades como nefropatías, cáncer, dermatitis de contacto, enfermedad hepática y enfermedades neurodegenerativas, por ejemplo.

Los aldehídos en el aire pueden formarse mediante oxidación fotoquímica a partir de metano u otros hidrocarburos producidos ya sea por el ganado o por los escapes de los vehículos de motor de combustión. La combustión de materia orgánica ya sea por incendios forestales, quema agrícola, emisión de incineradores o en plantas generadoras de electricidad a base de carbón y diesel son también fuentes considerables de aldehídos.

Pueden también encontrarse concentraciones significativas de aldehídos en el aire generados “bajo techo”, ya sea por la combustión de materia orgánica (como en estufas y chimeneas, o de tabaco), como producto de la cocción de alimentos, o por desprendimiento de las sustancias de pinturas, telas, alfombras o muebles, cosméticos, entre otros.

Debido a la relación existente entre la exposición a algunos aldehídos y un riesgo a la salud, los aldehídos pueden ser monitoreados como marcadores de contaminación del aire. Una práctica común para la detección de aldehídos en distintas muestras consiste en hacerlos reaccionar con 2,4-dinitrofenilhidrazina (DNPH), a fin de generar la hidrazona correspondiente. El producto obtenido muestra una coloración amarrilla o roja.

En FUJIFILM Wako le ofrecemos una serie de productos que permiten una rápida y precisa detección de aldehídos.

Presep-C Ozone scrubber (293-40351)

Las columnas Presep permiten una extracción en fase sólida sencilla y con una alta eficiencia para el pretratamiento de analitos antes de un análisis de HPLC o CG. La columna Ozone scrubber está empacada con yoduro de potasio de alta pureza. El ozono que pudiese estar presente en la muestra reacciona con el ion yoduro, evitando así su posterior reacción con la DNPH y su posible interferencia en el análisis.

Presep-C DNPH [Dinitrofenilhidrazina] (290-34251)

Esta columna está empacada con sílica gel recubierta de dinitrofenilhidrazina, permitiendo así la recolección y la formación de los derivados de los aldehídos de interés. El diseño del producto está optimizado para permitir una separación eficaz a flujos altos.

Si quiere saber más sobre sobre la Columnas de pretratamiento * Presep®- C Series*, clic aquí.

Solución Estándar, Mezcla de 16 aldehídos-DNPH (018-18231)

FUJIFILM Wako le ofrece una mezcla de los productos obtenidos tras la reacción de DNPH con 16 aldehídos pequeños, alfa/beta insaturados y aromáticos en acetonitrilo, para usarse como estándar para la identificación precisa de aldehídos mediante análisis de HPLC.

Bibliografía:

  1. LoPachin, R. M., & Gavin, T. (2014). Molecular mechanisms of aldehyde toxicity: a chemical perspective. Chemical research in toxicology, 27(7), 1081-1091.
  2. O'Brien, P. J., Siraki, A. G., & Shangari, N. (2005). Aldehyde sources, metabolism, molecular toxicity mechanisms, and possible effects on human health. Critical reviews in toxicology, 35(7), 609-662.